<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-M5H64N" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">
Fotos-para-blog-6-1-3.png
Isaias Sharon
Isaias Sharon Publico el 05 enero 2015

Coaching: ¿Mito o Realidad?


Categorias: Coaching

Fotos-para-blog-6.png

Los últimos años el coaching ha tenido un fuerte boom a nivel nacional, donde personalidades del deporte y hasta la propia Presidenta Bachelet han optado por contar con este tipo de acompañamiento para poder tener un mejor desempeño y con ello obtener los resultados que esperan. ¿Pero el impacto que se promete en estos procesos es real o corresponde más a un tema publicitario?

En Chile no existen datos contundentes sobre esta disciplina que nos permita saber cuántas empresas o personas de dedican a este proceso, ni cómo se pueden distinguir sus diferentes metodologías de trabajo o áreas de aplicación. Sin embargo, algunas entidades contabilizan en cerca de 3.000 las personas que se dedican a realizar procesos de coaching en Chile, lo que da indicios de cómo esta disciplina ha ido creciendo en demanda y posicionamiento.

Una de las premisas que tiene esta metodología, es que permite que las personas logren resultados de forma más efectiva y en tiempos más reducidos que si participaran de procesos de capacitación tradicional o terapéuticos. Es por ello que muchas personas están cada vez más dispuestas a probar cómo les puede ayudar un coach en su desarrollo personal o profesional.

Al momento de hablar de si los resultados son todo lo que se dice, hay que tener presente que son varios los factores que se vinculan y que pueden llevar a tener una experiencia transformadora, o bien, una que muchas personas preferirían olvidar.

Una primera consideración que se debe tener es que el coaching es para trabajar con personas en un estado saludable, principalmente a nivel mental, ya que es una metodología que busca la mejora y potenciación de las habilidades de las personas, que cuando éstas se encuentran intervenidas por ciertos trastornos o patologías, lo necesario es asistir a terapia psicológica o psiquiátrica, pero no a coaching. En este sentido, el coaching “no es para todas las personas”.

La segunda arista que es importante tener claro cuando hablamos de resultados, es que en coaching el coach es responsable del 50% del proceso. Es una relación, y como tal, cada parte pone la mitad para que las cosas avancen en la dirección deseada. Sin embargo, los resultados son en su totalidad del cliente o coachee (que es el nombre que recibe quien participa del proceso). Esto se debe a que el compromiso, motivación y entrega para lograr lo que se ha propuesto es mérito exclusivo de quien participa de esta facilitación, finalmente nadie puede hacer las cosas por uno ¿no es cierto?

Así como por un lado está la persona que asiste a un coach, y por otra parte está el proceso que se construye entre ambos, al otro lado de la relación tenemos al profesional que nos acompaña y facilita para lograr lo que nos hemos propuesto. Si esto del coaching es mito o realidad pasa, en una parte importante, por la experiencia y entrenamiento que tenga nuestro coach. ¿Usted iría a pedir la opinión de un estudiante de medicina que aún no ha pasado su primer año? Con gran seguridad no lo haría.

En esto del coaching ocurre igual. Según lo que reportan muchas personas que asisten a este tipo de asesorías, es muy importante que nuestro coach nos de la confianza de estar con alguien que cuenta con los estudios y años de experiencia como para acompañarnos de la mejor manera posible.

Finalmente, al igual como ocurre en otras áreas de la vida, si esta experiencia termina siendo mito o realidad dependerá en mayor medida de lo que nosotros hagamos de ella, cuánto la aprovechemos y la llevemos al extremo del desafío para de esa manera sacar el mayor provecho a esta instancia de aprendizaje y crecimiento, que es otra forma más de acercarnos hacia donde cada persona camina: el deseo de sentirme bien y ser mejor.

Revisa Publicación de Isaías Sharon en Educaméricas AQUÍ

 

Conoce nuestros programas de formación


TWITTER


FACEBOOK


Google+