<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-M5H64N" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">
Coaching-equipos-Banner-blog-SC_nov.png
Isaias Sharon
Isaias Sharon Publico el 22 noviembre 2016

Coaching para trabajar en equipo: Secreto de organizaciones exitosas


El coaching –en su definición más general- basa su metodología de trabajo en un proceso de acompañamiento plenamente individual, en el que coach orienta al coachee al logro de sus metas planteadas y por ende contribuye a su anhelado y perseguido crecimiento personal.

Tomando esto como referencia, hay quienes sostienen la posición de que el coaching aplicado a los equipos u organizaciones, posee algunas limitaciones en las que no puede tener una participación activa o influencia directa hacia el logro de objetivos comunes.

¿Será esto cierto? ¡Todo dependerá del enfoque!

Alain Cardon, coach internacional, citado por Agirre y otros (2015) en su trabajo titulado “Coaching de equipos”, señala lo siguiente:

“La finalidad del Coaching de Equipos es acompañar el desarrollo del rendimiento colectivo, desarrollar la autonomía, la responsabilidad y el rendimiento individual y colectivo. Se centra en el desarrollo de las relaciones entre los trabajos y las misiones de sus miembros en el entorno”.

Queda claro entonces que el coaching para trabajar en equipo suele centrar su atención en la misión y visión que poseen, en las metas trazadas y, por supuesto, en las relaciones que se establecen entre los integrantes del mismo y las tareas que deben llevar a cabo.

El mismo autor, Cardon (2005), refuerza esta visión en su libro “Coaching de equipo” y aborda un elemento que es vital dentro del éxito de esta metodología de trabajo, y es que si finalidad es que “el resultado operacional del conjunto supere ampliamente el potencial de la suma de sus partes”.

Por ende, se podría decir que el coaching para el trabajar en equipo persigue alcanzar los más altos niveles de sinergia, definido como la acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. Sí, el ya famoso 1+1=3.

Esta práctica ha sido entendida por diferentes empresas a escala mundial, que ahora no solo se preocupan por obtener el máximo potencial (o provecho) de sus empleados, sino que buscan que estos logren complementarse entre ellos para obtener mejores resultados.

Es así como el coaching dentro de las organizaciones, puede transformar fácilmente un grupo en un equipo de alto rendimiento, con metas claras, con la motivación ideal para superar las adversidades y sobre todo con el más alto aprovechamiento de las potencialidades de cada uno con un objetivo en la mira.

Si leíste este artículo, seguramente también te interesará conocer un poco más acerca del Coaching en las negocionaciones: Definiciones y principales competencias.

 

Conoce nuestros programas de formación


TWITTER


FACEBOOK


Google+