Coaching y aspectos emocionales del ser humano
Smart Coach
Smart Coach Publico el 28 junio 2019

Coaching y aspectos emocionales del ser humano


Categorias: Coaching Integrativo

Tal como lo hemos mencionado en diversos artículos sobre coaching integrativo, no solo se trabajan los factores cognitivos, sino que también los aspectos emocionales, fisiológicos y energéticos de las personas.

En el modelo del Coaching Integrativo se ve al ser humano como una totalidad, donde permanentemente se está visitando estos dominios del ser antes descritos. Las personas construyen sus realidades y guardan sus experiencias basadas en estos 4 puntos.

Los coaches integrativos tienen la habilidad de observar, guiar y acompañar las emociones, tanto de los coachees como de ellos mismos, ya que es una interacción constante y no se puede excluir de ninguna persona, siempre desde la mirada del bienestar, del crecimiento y del desarrollo personal, orientando al cumplimiento de metas internas.

Tal como lo aseguran los autores Isaías Sharon y Jorge Vidal en el libro Modelo del Coaching Integrativo, en esta disciplina se emplea la gestión por sobre el control. Son los mismos coachees los que deciden a través del proceso cómo manejar sus emociones, cómo disponerlas y, sobre todo, qué hacer con su fuerza de la manera más constructiva posible.

Hay que dejar en claro que el coach nunca tendrá una superioridad sobre su cliente. Por el contrario, el coach debe tener el respeto necesario para que el coachee pueda ser el dueño de su proceso y del tiempo que tome llegar a los objetivos planteados.

Cómo acompañar las emociones del coachee en una sesión

Para definir y clasificar las emociones, nos basaremos en las distintas corrientes psicológicas dividiéndolas en 6: Alegría, ternura, erotismo, miedo, ira y tristeza. Cada una de estas, están caracterizadas por patrones fisiológicos, kinestésico, además de asociaciones cognitivas y energéticas.

Estas emociones pueden ser manifestadas de diversas maneras en las personas. Se puede ver en su lenguaje no verbal implícito, en su terminología, en las disposiciones psicogeográficas y en las señales mínimas fisiológicas. Con el coaching, estas emociones pueden ser reveladas, entregando datos relevantes para el acompañamiento.

Una de las formas de controlar o conocer las emociones antes mencionadas es a través de la respiración. Este factor tiene un correlato muy profundo en los procesos cognitivos, energéticos y emocionales. De hecho, cada emoción conlleva su propio patrón respiratorio que son asociados a ciertos estados.

Gracias a la respiración se puede gestionar los estados corporales, emocionales y mentales, utilizándolos a favor del momento que se encuentra el coachee, lo que ayudará al proceso de crecimiento y desarrollo.

A través de unas técnicas simples y efectivas, el conocimiento de las emociones que nos da la respiración, puede ser usado en la facilitación en coaching, siendo una herramienta poderosa para alcanzar los objetivos planteados por el cliente.

certificación en coaching integrativo


TWITTER


FACEBOOK


Google+