Construyendo metas a través del Coaching Integrativo
Smart Coach
Smart Coach Publico el 18 marzo 2019

Construyendo metas a través del Coaching Integrativo



Para descubrir cómo lograr construir metas en los clientes, debemos partir dilucidando que el Coaching Integrativo es una metodología que se ve desde cuatro dimensiones, la dimensión cognitiva, emocional, fisiológica y energética. Al mirar estas 4 dimensiones dentro del proceso de acompañamiento, se plasma un proceso integrado. Se busca que el coachee logre alinear sus creencias, valores y metas.

¿Cómo funciona el Coaching Integrativo para alcanzar las metas del coachee?

Si deseamos alcanzar nuevos desafíos, debemos construir nuevas conexiones neuronales ligadas a sistemas de solución que sean llevadas a la práctica por medio de mejores estrategias de desempeño.

Antes de construir la meta, debemos comenzar a definir de manera positiva y constructivamente el objetivo, basarnos en lo que quiere el coachee lograr y en lo que desea evitar.

Tal como lo menciona el libro “Modelo de Coaching Integrativo” escrito por Isaías Sharon y Jorge Vidal, siguiendo estos pasos será mucho más sencillo conocer y construir las metas a través del Coaching Integrativo:

1. Definir y especificar de manera clara y operativa, orientándose hacia aquello que se quiere lograr y no sobre lo que se desea evitar. Aquellas metas que están orientadas al logro de lo que el cliente no tiene pero si desea, tienen una mayor tasa de éxito y mayor motivación.

2. La meta que se defina debe ser realista y desafiante. Estas características tienen que ser percibida por el coachee y no por el coach. Si uno tiene una meta realista pero no desafiante, la persona no dará todo de sí para mejorar su desempeño y aprender nuevas estrategias. Por otro lado, si la persona tiene una meta desafiante pero no realista, muy probablemente se dará por vencido antes de comenzar ya que la considera inviable.

3. Es importante que el resultado dependa del coachee y cuente con influencia directa en el resultado. No hay peor meta que aquella que depende de terceras personas porque no se tiene control y sus resultados son desconocidos.

4. La medición de los progresos es algo que permite ir gestionando el proceso de coaching y que el cliente vaya percibiendo de manera “tangible” sus logros y avances. Cada meta debe contar con indicadores reconocibles por el cliente, esto le ayudará a saber si se acerca o no a lo que realmente quiere alcanzar, o si debe reorientar el rumbo de sus acciones y decisiones.

Cuando el coache ya haya establecido sus metas, es importante llevarlo a diversos objetivos de procesos, es decir a desafíos más pequeños para ir avanzando de manera que los logros lleguen lo antes posible y, con esto, potenciar aun más la motivación para llegar a su gran meta de resultado.

Si deseas incorporar esta metodología en Smart Coach para ayudar a que las personas alcancen sus metas, aprenderás a utilizar herramientas prácticas para la definición de estas como la rueda de la vida, la tabla de metas, la línea del tiempo y muchas más.


certificación en coaching integrativo


TWITTER


FACEBOOK


Google+