<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-M5H64N" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">
Emprendimiento
Smart Coach
Smart Coach Publico el 11 enero 2018

Emprendimiento: La dicotomía éxito/fracaso


Categorias:

Fui invitada a la entrevista con los pares acreditadores a la Universidad en que realicé mi MBA. Estábamos allí un grupo de unos 20 ex alumnos. Recorrimos diversos temas sobre el carácter del programa que cursamos. Estábamos todos muy de acuerdo en que tiene una marcada orientación al emprendimiento.Nos entregaron herramientas muy útiles y un porcentaje de alumnos, en el que me incluyo, efectivamente emprendió. En otro tema en que estuvimos de acuerdo de forma unánime, fue la importancia de desarrollar en estos programas, a la vez que los criterios y conocimientos para evaluar posibles modelos de negocios y sus implicancias, cómo soportar estoicos los vaivenes del proceso de emprendimiento.

Ese camino no tiene solo que ver con obtener un resultado positivo en la última línea, sino con sostenerse entero, motivado y enfocado cuando un socio se retira porque se aburrió de esperar que el negocio tuviera éxito o no te ganaste el fondo que esperabas o no llegó ese primer cliente que daba vuelta la historia. ...Y no me mal entiendan, no me refiero a no “quererlo de verdad”, si no que esos momentos en que quieres salir a buscar trabajo y dices “give me a break”, pero debes poner cara de que estás estupendo, porque socialmente es impopular contar que tienes miedo o que se te está acabando el dinero.

En ningún programa te preparan para eso, por lo que he oído entre los emprendedores se habla de “comérselo solo” y finalmente quienes sobreviven a ese sufrimiento glorificado, en gran parte declaran que le deben todo a esa emoción. Pues bien, el coaching y el acompañamiento estratégico pueden ser la instancia para que un emprendedor pueda capitalizar su experiencia convirtiéndola en un maravilloso aprendizaje, reduciendo el estrés a niveles en que nos sirve como bencina para avanzar, en vez de una letal dosis de veneno mortal.

Finalmente, no estamos preparados para tolerar el fracaso, pero concluyo también que tampoco para el éxito, ambos son parte de un continuo que se beneficiaría y vivenciaría de mejor manera en contextos en que puedo ir a un pensamiento más neutro, disfrutando y reflexionando sobre lo que ocurrió y va ocurriendo en el camino. Es decir, a veces el acompañamiento podría resultar ser el horizonte entre deprimirse o sobre excitarse versus el crecimiento personal a través del aprendizaje.

 

Revista Smart Coach Magazine


TWITTER


FACEBOOK


Google+