Estrés laboral
Libia Jiménez
Libia Jiménez Publico el 03 enero 2018

Estrés laboral: ¿De quién es la responsabilidad?


Categorias: Estrés laboral

El estrés laboral continúa siendo un tema sensible al interior de las organizaciones. A pesar de ser ampliamente estudiado, parece que este fenómeno se ha instaurado como una constante en entornos profesionales. Incluso, considerando los matices que pueden existir en los diferentes países en cuanto a los índices que lo miden, es frecuente que las organizaciones pasen por situaciones que detonen estrés.

Esta constante configura un aspecto crítico de mejora. Las áreas de recursos humanos, bienestar, felicidad organizacional, entre otros, trabajan para mejorar o mantener condiciones laborales que aseguren un ambiente libre de estrés. Por otra parte, y teniendo en cuenta que la relación laboral es bidireccional, entre la empresa y sus colaboradores, algunos factores que intervienen en la aparición o incremento el estrés laboral vienen por parte de la empresa y otros giran más bien en torno al trabajador.

Es responsabilidad de cada persona comprender que existen ciertos aspectos, como las relaciones interpersonales, el manejo de la frustración, la disposición a trabajar de manera colaborativa, entre otros; que influyen en el ambiente de trabajo, y que, como miembro activo de una organización, estos son manejables y posibles de controlar por cada quien; teniendo en cuenta que entorno laboral se consolida con las interacciones que se generan entre todos los integrantes.

Desde esta lógica, me cuestiono qué tanto hacen las personas en sus puestos de trabajo para asegurar un ambiente libre de estrés laboral. ¿Es parte de la conciencia organizacional que recae sobre cada persona el compromiso de asegurar relaciones sanas? ¿O continúa siendo una regla que estos aspectos son de absoluta responsabilidad de la empresa?

Desde mi experiencia como consultor, he percibido en ciertos casos una dinámica interesante. Cuando las personas evalúan a la organización, el resultado suele ser medio bajo; sin embargo, cuando las mismas personas evalúan a su equipo de trabajo, los resultados suelen ser considerablemente positivos; lo que se puede interpretar con el siguiente mensaje: “en la empresa todo anda mal, pero en nuestro equipo todo funciona perfecto”. Lo que hace volver la mirada hacia el cuestionamiento anterior, concluyendo que efectivamente la responsabilidad y la capacidad de tener ambientes laborales sanos libres de estrés es compartida, entre las personas y las organizaciones.

También, te puede interesar la importancia de generar buenos ambientes laborales.

 

Revista Smart Coach Magazine


TWITTER


FACEBOOK


Google+